domingo, 1 de junio de 2008

Confesiones del "Rastreador de Palabras"

,
Un librero es, o debe ser, ante todo un lector, rastreador de palabras y de frases en las que desechar las superficiales formulas edulcorantes y sumergirse en las emociones, en los sentimientos, y a esta altura de la militancia de la vida, no me conmueve el discurso cínico sino el gesto indiscutible. Casi siempre ando inmerso en mis cavilaciones, a veces muy prosaicas y olvido agradecer el aliento recibido de los compañeros en mi larga y apasionante travesía a Ítaca, a fe que los he tenido y muy buenos, generosos amigos, desprendidos, inmensos. En este blog he descubierto a algunos de ellos firmando textos emotivos, textos sinceros que podría suscribir sin excepciones, porque se trata de Viktor, y con el no hay dudas. ¿Puedo decir que la librería es más librería desde que el apareció por aquí hace solo un año y pico? Vino a ofrecerse, tratando de ser colaborador, no a injerir, más allá de sus conocimientos de poesía enseguida descubrí al Viktor "ser humano", de los que no abundan, a los pocos días tenía un nuevo amigo, de esos de los que uno se siente orgulloso de tener y parece rescatado de la camaradería de otros tiempos de épica y de generosidad, más allá de sus palabras descubres eso, el gesto.

Viktor, gracias

.

Miguel Morata. Alfambra, afincado en Valencia

Libreria Primado.




.